128 años del natalicio de Adolf Hitler

Hace 128 años, un 20 de abril de 1889, Adolf Hitler, un gran líder y guerrero, nació. El lucho contra el enemigo común de toda la humanidad, el judío eterno, y con gran éxito liberó al pueblo alemán durante 12 años, desde 1933 hasta 1945. El pueblo alemán se elevó a alturas sin precedentes bajo su liderazgo y dirección, demostrando al mundo lo que la raza blanca es capaz de lograr, una vez es liberada de la aplastante opresión y envenenamiento espiritual, que resulta al encontrarse bajo el dominio del judío. Desafortunadamente, el poder judío en el resto del mundo ya para ese momento era bastante significativo, y Hitler, así como el glorioso Reich alemán – la más grande esperanza de libertad que el mundo moderno ha visto – fue destruido. No obstante, el valor de Hitler y el noble pueblo alemán durante esta era, salvo a los pueblos de Europa de una muerte segura a manos de bolchevismo judío, que ya se había apoderado de Rusia, y por esto no será olvidado, y, si Dios quiere, sus muertes no serán en vano.

Durante su vida, con una impresionante previsión y genio, Hitler advirtió lo que le esperaba al mundo si se permitía que el bolchevismo y liberalismo judío actuaran sin ser desafiados. En la actualidad nos encontramos en aquella situación desesperada de la que nos había advertido, y por la cual lucho tanto para prevenir, ahogándonos en un mar de decadencia y al borde de la extinción racial. Hoy, en su 128 aniversario, deseo rendir homenaje a este magnífico hombre que nos mostró el camino y que gracias a sus acciones, le brindo al mundo tiempo extra para salir de este desastre. El único hombre cuyo espíritu brilla como un faro de luz en nuestra hora más oscura, la batalla final por el futuro y la supervivencia de nuestra querida raza blanca. Aunque su cuerpo puede ser cosa del pasado, su memoria y sus proféticas palabras viven. Sus palabras pueden darnos la sabiduría, su valor nos da fue

El libro de Hitler, Mein Kampf, se ha convertido en quizás el libro más demonizado de todos los tiempos. Incluso está prohibido como “discurso de odio” en muchos países, debido al peligro que supone para los judios y sus mentiras. Cualquier persona que lo lee pronto se dará cuenta de que no es en lo absoluto un libro de “odio”, como se nos dice, sino más bien un libro de amor –el amor por tu linaje-, así como la fórmula para liberarnos de la esclavitud del judaísmo internacional. Los siguientes pasajes, los he seleccionado directamente de Mein Kampf, con el fin de ilustrar la razón del porque los judíos aun temen todo lo que este hombre representa, incluso 72 años después de su muerte:

“En mis ojos la acusación contra el judaísmo se volvió grave en el momento en que descubrí las actividades judías en la prensa, en el arte, en la literatura y el teatro. Uno sólo tenía que mirar los carteles publicitarios de las horribles producciones del cine y el teatro, y estudiar los nombres de los autores que eran muy alabados allí, con el fin de adoptar una posición firme sobre las cuestiones judías. Aquí había una peste, una peste moral, con la que se estaba infectando al público. Era peor que la Peste Negra de hace mucho tiempo. Y en qué dosis poderosa este veneno se estaba fabricando y distribuyendo. Naturalmente, cuanto menor es el nivel moral e intelectual de dicho autor de productos ‘artísticos’ más inagotable es su fecundidad. A veces se llegó al extremo de que uno de esos sujetos, actuando como una bomba de aguas residuales, disparaba su suciedad directamente en la cara del público. Con respecto esto hay que recordar que no hay límite en el número de tales personas. Uno debe darse cuenta de que para un Goethe, la naturaleza puede traer a la existencia diez mil tales escritorzuelos que actúan como el peor tipo de portadores de gérmenes envenenadores del alma humana. Era un pensamiento terrible, y sin embargo uno que no podría ser pasado por alto, que la mayor parte de los judios parecían especialmente seleccionado por la naturaleza para desempeñar esta vergonzosa parte.” (AH, MK)

“Lo que pronto me dio motivo para una consideración bastante seria, fueron las actividades de los judios en ciertas ramas de la vida, un misterio que penetré poco a poco. ¿Había alguna sombría empresa, cualquier tipo de impureza, sobre todo en la vida cultural, en el que al menos un judío no participara? Al cuidadosamente sondear con cuidado ese tipo de absceso uno descubre de inmediato, como a un gusano en un cuerpo putrefacto, a un judío que a menudo era cegado por la luz repentina.” (AH, MK)

“Un gran movimiento, llamado sionismo, surgió entre los judios. Su objetivo era hacer valer el carácter nacional del judaísmo, y el movimiento fue fuertemente representado en Viena. A primera vista, parecía como si sólo un grupo de judios defendía este movimiento, mientras que la gran mayoría lo desaprobaba, o incluso repudiaba. Sin embargo, una investigación de la situación demostró que esas apariencias eran deliberadamente engañosas. Estas apariencias surgieron de una niebla de teorías que habían sido producidas por razones de conveniencia, si no con fines de engaño puro. Ya que esa parte de la comunidad judía liberal no renegaba de los sionistas como si no fueran miembros de su raza, sino como hermanos judios que profesaban públicamente su fe de una manera poco práctica, cosa que crearía un peligro para el mismo judaísmo. No había ninguna grieta real en su solidaridad interna. Este conflicto ficticio entre los judios sionistas y los judios ‘liberales’ pronto me repugno; pues era falso hasta la médula.” (AH, MK)

“Lo que era imposible de entender era el odio sin límites que ellos [los trabajadores alemanes] expresaban en contra de sus propios conciudadanos, la forma en que desacreditan a su propia nación, se burlaban de su grandeza, injuriaron su historia y arrastraron los nombres de sus hombres más ilustres en la cuneta. Esta hostilidad hacia sus propios parientes y amigos, su tierra natal y hogar era tan irracional como era incomprensible, antinatural… Entre más me familiarice con los líderes individuales, o al menos los propagandistas, de la social democracia, mi amor por mi propio pueblo aumento correspondientemente. Teniendo en cuenta la habilidad satánica, que estos malvados consejeros muestran, ¿cómo se podía culpar a sus desafortunadas víctimas? En efecto, encontré extremadamente difícil el estar a la altura de la perfidia dialéctica de esa raza. Lo inútil que era intentar ganar a esas personas con argumentos, al ver que sus propias bocas distorsionan la verdad, desconociendo las mismas palabras que acababan de usar y adoptar de nuevo unos minutos después para servir a sus propios fines en la discusión. Entre más conocía al judío, más fácil me era el excusar a los trabajadores.” (AH, MK)

“La ignorancia de las masas sobre el carácter interno de la judío, y la falta de instinto e intuición que han mostrado nuestras clases altas, son algunas de las razones que explican cómo es que tantas personas son presa fácil de la campaña sistemática de falsedad que el judío continúa. Mientras que las clases altas, con su cobardía innata, se alejan de cualquier persona que el judío ataque con la mentira y la calumnia, la gente común se cree cualquier cosa, ya sea a causa de su ignorancia o su simpleza mental. Las autoridades gubernamentales se envuelven en un manto de silencio, pero con mayor frecuencia persiguen a las víctimas de ataques judíos con el fin de detener la campaña en la prensa judía.” (AH, MK)

“La doctrina judía del marxismo rechaza el principio aristocrático de la naturaleza y la sustituye por el privilegio eterno de la fuerza y la energía, la masa numérica y su peso muerto. Por lo tanto, niega el valor individual de la personalidad humana, impugna la enseñanza de que la nación y la raza tienen una importancia primordial, y al hacer esto elimina las bases mismas de la existencia y civilización humana. Si la enseñanza marxista se aceptara como el fundamento de la vida del universo, daría lugar a la desaparición de todo orden que es concebible para la mente humana. Y por lo tanto la adopción de dicha tipo de ley provocaría el caos en la estructura del mayor organismo que conocemos, con el resultado de que los habitantes de este planeta terrenal acabarían por desaparecer. En caso de que el judío, con la ayuda de su credo marxista, triunfa sobre los pueblos de este mundo, su corona será el funeral de la humanidad, y este planeta volverá a seguir su órbita a través éter, sin ningún tipo de vida humana en su superficie, como lo hizo hace millones de años.” (AH, MK)

Si bien es cierto que Hitler alabó la grandeza la raza blanca en general, y del pueblo alemán en particular, su amor por su pueblo nunca tomó la forma de odio hacia otras razas, ni el deseo de gobernar sobre ellas. Por el contrario, Hitler llegó a creer que los europeos habían hecho daño a otras razas, y a sí mismos.

“En ellos [los asiáticos], las razas blancas han impuesto su voluntad por la fuerza, y la influencia que han tenido sobre los habitantes nativos ha sido insignificante; los hindúes han permanecido hindúes, los chinos han permanecido chinos, y los musulmanes siguen siendo musulmanes. No se han producido profundas transformaciones y tales cambios como se han producido son menos importantes en el campo religioso, a pesar de los enormes esfuerzos de los misioneros cristianos, que cualquier otro. Ha habido un par de extrañas conversiones, cuya sinceridad esta abierta a muchas dudas, excepto, tal vez en el caso de unos simplones y deficientes mentales. Las razas blancas, por supuesto, dieron algunas cosas a los nativos, y fueron los peores regalos que posiblemente podrían haber dado, esas plagas de nuestra propia civilización moderna: materialismo, fanatismo, alcoholismo y la sífilis. Para el resto, ya que estos pueblos poseían cualidades propias que eran superiores a cualquier cosa que pudiéramos ofrecerles, han permanecido esencialmente sin cambios… La colonización no es una actividad por la cual los alemanes se sientan impulsados a perseguir… El orgullo racial, y esto no implica el odio a otras razas, es un sentimiento normal y saludable. Yo nunca ha considerado a los chinos o japoneses como inferiores a nosotros, y admito tranquilamente que su pasado es superior al nuestro. Tienen derecho a sentirse orgullosos de su pasado, de la misma manera que nosotros nos sentimos orgullosos por la civilización a la cual pertenecemos. De hecho, creo que entre más firme sea el orgullo racial de los chinos y los japoneses, más fácil me será el seguir adelante con ellos.” – Documentos HitlerBormann, 1945.

“No es cierto que yo, o alguien más en Alemania, quisieran la guerra en 1939. Fue deseada e instigada exclusivamente por esos hombres de Estado quienes han sido JUDÍOS o han trabajado para intereses JUDÍOS. He hecho muchas ofertas para el control y limitación de armamentos, las cuales no podrán ser olvidadas por la posteridad, para que la responsabilidad del inicio de la guerra sea echada sobre mí.”
“tampoco he deseado nunca, que después de la fatal Primera Guerra Mundial, una segunda contra Inglaterra, o aún contra Estados Unidos, fuera desatada.”
“Tres días antes del inicio de la guerra entre Alemania y Polonia, le propuse al embajador británico en Berlín una solución al problema germano-polaco, similar al del caso del Distrito del Sarre, bajo control internacional. La existencia de esa oferta tampoco podrá ser negada. Fue rechazada únicamente por los círculos dirigentes de la política británica que querían la guerra, en parte, debido a las posibilidades de negocios y en parte por la influencia de la propaganda organizada por el JUDAÍSMO INTERNACIONAL.”
“También he dejado bien en claro que, si las naciones de Europa fueron consideradas como meros bonos, que podían ser comprados y vendidos, en dinero e intereses financieros, por esos CONSPIRADORES INTERNACIONALES, entonces esos competidores, los JUDÍOS, QUIENES SON LOS VERDADEROS CRIMINALES EN ESTE CONFLICTO ASESINO, deberán ser responsabilizados.”
“Los siglos pasarán, pero de las ruinas de nuestras ciudades y monumentos, resurgirá el odio contra aquellos finalmente responsables —a quienes todos debemos agradecer todo lo sucedido— EL JUDAÍSMO INTERNACIONAL y sus secuaces.”
Adolf Hitler, Berlín, TESTAMENTO POLÍTICO, 29 de Abril de 1945 a las 4:00 AM.

 

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: