Desembarco de Normandía

Acaba de celebrarse otro aniversario del desembarco de Normandía, llevado a cabo por las fuerzas liberadoras contra las fuerzas de la opresión y el odio, según dicen por ahí los entendidos.

Centrándonos en el desembarco y concretamente en la playa de Omaha, la más popular, los aliados pusieron allí a 156.000 soldados, 7.000 barcos y unos 11.500 aviones. Los alemanes tenían a 500 hombres en los casi 7 kilómetros que cubría esa playa así codificada por los americanos. Ante estas cifras apabullantes, mi pregunta es ¿quienes fueron los auténticos héroes ese “día más largo”?. La cifra de 500 defensores viene del número verificable de los “nidos de ametralladoras” que cubrían Omaha. No hubo más. Algunos dicen que la cifra es más elevada, pero olvidan que el resto de tropas estaban más hacia el interior, en los alrededores de Caen. Y en el supuesto de que hubiese sido más elevada, dudo mucho que hubiese llegado a los 156.000 defensores en ese momento.

El número de bajas durante las diferentes oleadas sugieren sin duda alguna la superioridad de fuego alemán. Las bajas alemanas en todas las playas hasta un total de 80 kilómetros aproximadamente, fue de unos 1.000 hombres, mientras que las bajas aliadas totalizaron unos 10.000.

Es curioso cuando analizas lo que fue el desembarco y la posterior batalla de Normandía, que fueron dos situaciones diferentes, y si ello lo llevas al resto de la guerra hasta su final, hay sorpresas. Por ejemplo, la distancia del puerto de Calais hasta Aachen, frontera de Alemania es de unos 350 kilómetros o lo que hoy consideraríamos como un placentero viaje en coche de unas 4/5 horas como máximo. Sin embargo, esa distancia tan corta les llevó 11 meses a los Estados Unidos y al Imperio Británico para poder cubrirla. Y todo ello a pesar de que la Unión Soviética estaba presionando también desde el otro lado. Sin embargo, sólo les llevó a los alemanes escasamente 4 meses para llegar a las puertas de Moscú, que estaba a 1.800 kilómetros de Berlín… Y eso que eran menos soldados que el Ejército Rojo y más de la mitad del transporte alemán era a caballo.

Partiendo de este supuesto real y de distancias que cito, puedo pensar también que la Werhmacht y las Waffen SS, el primer ejército realmente multinacional, sin estar agobiados por los aliados y su ayuda a Rusia, hubiesen necesitado unos 5 años para llegar hasta la Plaza Roja de Moscú, tras un número tremendo de bajas. Sin embargo no fue así.

No tengo dudas de que el “Desembarco de Normandía”, la “Batalla de Normandía” y la llamada “Batalla de Francia”, fue una guerra entre la cantidad y la calidad, que se decantó por la cantidad. El Desembarco de Normandía, aparte de infinidad de películas, libros, etc… fue la Génesis de la esclavitud Comunista-Capitalista de Europa y del mundo occidental que sufrimos desde hace ya mucho tiempo. No se puede celebrar algo así.

Y un último detalle que algunos ridiculizan pero que tiene sentido: la invasión de Europa empezó a las 6 de la mañana, del 6 día del 6 mes… Reflexionemos qué quiere decir esto y en manos de quién estamos.

 

Crímenes aliados.

«Se produjeron unos pocos casos de pillaje verdaderamente brutales», explica Beevor en su obra. Ejemplo de ello fue lo que le vio un oficial de la policía militar de la 101ª División Aeotransportada. «El comandante encontró el cadáver de un oficial alemán y observó que alguien le había cortado uno de sus dedos para robar su alianza matrimonial», destaca el historiador Beevor.

Aunque esas prácticas estuvieron poco generalizadas, lo que sí hicieron un número mayor de paracaidistas fue acabar con la vida de decenas de prisioneros alemanes que se habían rendido.

En palabras del escritor anglosajón, un sargento del 508º Regimiento de Infantería Paracaidista no pudo evitar quedar horrorizado cuando vio que algunos de sus hombres habían cosido a cuchilladas a un grupo de alemanes para, posteriormente, seguir probando con sus cadáveres lo afiladas que estaban sus vayonetas.

Un soldado de la 101ª División Aerotransportada daba una explicación plausible en sus memorias del por qué se habían cometido esas atrocidades al recordar las múltiples ocasiones en las que había visto los cuerpos sin vida de sus compañeros con sus testículos mutilados en la boca. Su capitán dejó claro qué hacer tras vislumbrar aquella carnicería: «¡Que nadie se atreva a hacer ni un solo prisionero! ¡A esos bastardos se les pega un tiro!».

La brutalidad de algunos paracaidistas sorprendió incluso a sus compañeros. Un paracaidista citado en «El Día D: la batalla de Normandía» se quedó asombrado cuando (tras el salto) preguntó a uno de sus compañeros por qué diantres sus guantes no eran amarillos, sino rojos. La respuesta le dejó asqueado: «Le pregunté donde había encontrado esos guantes rojos y, tras rebuscar en uno de los bolsillos de su pantalón de salto, sacó una sarta de orejas. Había estado cortando orejas toda la noche y las había cosido a un viejo cordón de zapatos».

Algunos paracaidistas llegaron a perder la cabeza. Beevor narra en su obra una tensa situación que se vivió en plena noche tras el salto sobre Normandía, y que por poco acabó en tragedia. Al parecer, un teniente y un capellán se encontraban conversando con civiles franceses cuando se acercaron a ellos un grupo de paracaidistas de la 82ª División Aerotransportada (una docena). Estos escoltaban a varios prisioneros sumamente jóvenes a los que ordenaron tirarse al suelo. Cuando estaban a punto de fusilarles, los presentes persuadieron al oficial al mando de la unidad de que se detuviese. Se fue, sí. Pero al grito de «¡Vamos a buscar a algún alemán al que cargarnos!». La respuesta del capellán fue sincera: «Esos tíos se han vuelto locos».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: